¿Cartas en un bar de Facultad? ¡Inconcebible!