Poner autoclaves puede ser gratificante. Sólo tienes que pensar que durante unos minutos ese material estará soportando más presión que tú.