Es más fácil que te toque el sueldo Nescafé que conseguir un contrato decente