Y cuando llegas al final, el Estado se lava las manos y te abandonan a tu suerte.